iario isionero

En la morada de las nubes Octubre 2011

            A veces decimos que alguien que está en las nubes cuando está soñando despierto o se le ha ido el Santo al cielo. A Stephen y a mi algo de esto nos ha pasado durante estos días de estancia en Meghalaya (la morada de las nubes), donde la hospitalidad y cercanía de los jaintias y khasis nos ha hecho estar más cerca del cielo.

            Nuestra misión consistía en invitar a jóvenes a ser Hermanos de la Sagrada Familia y buscar en las diócesis de Joway y Nongstoin posibles lugares donde en el futuro abrir alguna comunidad de misión. Hemos podido cumplir ambos cometidos con buen humor, colándonos por las rendijas y aceptando las limitaciones impuestas por las circunstancias.

            Haciendo memoria de lo vivido aparecen algunas experiencias con más fuerza. Voy a tratar de plasmarlas por escrito. Pero para que las veas bien es necesario que uses la imaginación. Pues son mágicas como las fotos de Harry Potter en las que la gente está viva, se mueve y habla.

            En la primera foto que he seleccionado aparece la familia de Shemborlanki, uno de los chicos de 12th interesados en unirse a nosotros de Jowai. Un sentimiento de gratitud por la disponibilidad de esta familia acompañándonos a visitar a las familias de los otros chicos con su propio coche.

            En la segunda foto están los chicos del encuentro vocacional de la diócesis de Nongstoin en Mairang. El encuentro con ellos fue algo más que simplemente presentarnos e invitarlos, fue una oportunidad para compartir la alegría enseñándoles algunos juegos y canciones con gestos.

            La tercera foto está teñida de una gradación de color que va del gris plomizo al verde esperanza. Refleja nuestra vivencia de la muerte del Hermano Prasad: tristeza y preocupación que al ser compartidas se transformaron en fe y renovado impulso.

            La cuarta y última es un collage con muchas caras sonrientes el Obispo de Nongstoin, el administrador apostólico de Jowai, los administradores diocesanos, los promotores ovaciónales, las Religiosas que colaboraban en los campos, los párrocos, los catequistas, los formadores de Christ King, los Hermanos de San Gabriel…  con todos ellos hemos compartido momentos en los que no ha faltado la alegría.

            Como veis son fotos en las que cielo y tierra se unen, como cuando las nubes cubren la cima de las montañas. Meghalaya es una tierra bendita por Dios (como todas) y que quizás sea tierra prometida para nosotros. Bueno, no me alargo más. Hasta la próxima. Sed felices. Khublei:

¡Que Dios os bendiga!

Roberto Cabello.






 

Más Diarios

 

 

Visita a Meghalaya
Agosto 2011

A finales del pasado mes de julio, decidimos hacer una visita al estado de Meghalaya. La visita era necesaria ya que el obispo de la diócesis de Jowai nos había ofrecido tiempo atrás la posibilidad de ocuparnos de un centro escolar de su diócesis.

El H. Justo desde Eluru y un servidor desde Madurai, juntos en Chennai, comenzamos una visita que, cuanto menos, será recordada por los hechos que a continuación paso a relatar. Llegamos tras unas cuantas horas de viaje, entre aeropuertos, vuelos, coche... en total tardamos más de 14 horas en llegar a Shillong, capital del estado y primer destino en nuestro periplo.

Nuestro principal objetivo era tener una entrevista con Mons Vincent, obispo de la diócesis de Jowai, la cual tuvo lugar el lunes y martes. Su propuesta de hacernos cargo de la escuela cercana a la catedral seguía en pie. La amabilidad, disponibilidad y cercanía del obispo y de los sacerdotes del obispado nos causó una buena impresión e hizo que la propuesta y posibilidades de futuro se hicieran más sólidas si cabe, en los días posteriores a nuestra entrevista.

De vuelta en Shillong concertamos entrevista con el obispo de Nongstoin. El viaje de tres horas y media fue compensado con un grato encuentro con el obispo y el vicario general. Para ellos, también habría posibilidades de abrir alguna comunidad encargada de alguno de los colegios de la diócesis o propio. No fue tan concreto como el obispo de Jowai, pero sí mantuvo el trato amable y cordial. 

En Shillong, además del exquisito trato que recibimos en el seminario diocesano "Christ King", pudimos percibir la cercanía del arzobispo de Shillong, que se interesó por nuestra situación. También aprovechamos para dedicar tiempo a visitar a alguna de las misioneras españolas que hace más de 60 años llegaron por esas tierras para ocuparse del hospital Nazaret.

El shock nos llegó el sábado. Cuando ya teníamos todo hecho, cuando ya estábamos contado los días para regresar, nos anunciaron que el obispo de Jowai había fallecido víctima de un ataque al corazón. Fueron horas de silencio en el seminario, de intentar explicarse el cómo, de llamar por teléfono para buscar algún consuelo. Obviamente, nuestras entrevistas y planes de futuro quedaban pendientes, pero eso no es nada comparado con la diócesis que se quedaba huérfana. Decidimos posponer la vuelta a Guwahati, apurar al máximo los días en Meghalaya y asistir al funeral.

El funeral fue el reflejo de una vida dedicada a la gente. Miles de personas colapsaron el obispado y las lomas cercanas. La misa la pudimos vivir de cerca porque nos acogieron de tal manera que estuvimos en primera fila. Numerosos obispos (yo conté 12), sacerdotes, religiosos y religiosas, y sobre todo fieles de todos los rincones del estado se presentaron allá para rendir el último adiós al primer obispo de Jowai. Su sueño que quedó a medias, pero confiamos en que los que nos hemos quedado, seamos capaces de hacerlo realidad. 

Nada mas, un abrazo y sed felices.

H. Jorge

Savia nueva

Mayo 2011

El día 28 de Abril, tuvieron lugar en nuestra casa de Eluru la primera profesión de 8 nuevos Hermanos que, tras dos años de Noviciado dieron un sí generoso a la llamada de Dios a ser Hermano. Son jóvenes de los estados de Tamil Nadu, Andhra Pradesh y Orissa.

Aquí van algunas de las fotos. 

¿Cuánto vale tu voto?

Abril 2011

En parte de la India estamos de elecciones. Tamil Nadu lleva ya unos meses con maniobras políticas e intentando comprar los votos de los ciudadanos. Sí, como lo lees y como lo oyes, aquí se compran votos. Los partidos políticos no dudan en gastarse miles de millones de Euros en prometer regalos a los que les voten. Hace unos años, un partido prometió que si salía elegido daría una televisión a cada familia y reduciría el precio del arroz en las cartillas de racionamiento. Y así ha sido (¿a alguien le suena eso de los "panes y circo" de los romanos?). Pues bien, visto que la jugada funciona, ahora todos los partidos que se ofrecen para gobernar no dudan en prometer regalos tan variopintos como: un ordenador portátil para cada estudiante de universidad; un frigorífico para cada familia; un ventilador para las embarazadas; compresas gratis para las mujeres; una batidora para cada familia... algunos chavales ya sueñan con la PS3 o con la Wii para las próximas elecciones. Lo lamentable de todo esto es que la "lista de regalos" se ha convertido en el manifiesto de los partidos de tal manera que el programa de gobierno que propone es, patéticamente, una serie de regalos y no un proyecto serio basado en una evaluación, unos objetivos y unos medios. Lo que han conseguido es que los que van a ejercer su derecho a votar se planteen su voto en base a los regalos que van a recibir y no la política que pretende llevar a cabo este o ese partido político. El panorama es desalentador porque los mismos partidos esconden sus intenciones y acaban tan perdidos políticamente que los mítines se basan en traer un actor de primera plana para que critique al actor de primera plana del otro partido político.

La siguiente maniobra es el de la compra literal del voto. La policía juega a perseguir fantasmas para ver si encuentra emisarios de uno u otro partido político que lleven cientos de miles de rupias para repartir entre aquellos que decidan votarles. Hacen controles en las carreteras secundarias y en las entradas de la ciudades.  Es verdad que en elecciones anteriores se ha llevado a cabo esta  práctica con total impunidad, cosa que ahora se persigue. Llevan con la monserga más de dos meses y nada. Nosotros lo hemos sufrido cuando, visitando las familias de los candidatos y viajando por pueblos perdidos, la policía nos paró y  nos registraron dos veces el coche buscando dinero. El caso es hace un par de días ha empezado a haber movimiento cuando se producen los cortes de luz (cada vez más a menudo)  y se dice que aprovechan la oscuridad para llegar a las familias y comprar sus votos con unos cuantos miles de Rupias (con 2.000 por voto es suficiente, unos 30 Euros).

Ni que decir tiene que por mucho que nos planteemos criticar tales actitudes es complicado hacerle ver al ciudadano medio o al Hermanito joven que la corrupción política comienza ya antes de las elecciones, que si se gastan tales cantidades de dinero es porque van a robar más, que si prometen comida y entretenimiento es porque prefieren una sociedad adormecida y pasiva a una población crítica y comprometida con el desarrollo social y económico de un estado como Tamil Nadu. Casi contestan como a  Pablo en el Areópago con un: bueno, después de votar me lo cuentas...

Pues eso, que ya os contaré.

Un abrazo y buena Pascua.

H. Jorge

Lo imposible es posible

Marzo 2011

De vez en cuando alguno de nuestros formandos exclama ante una situación que le supera (entiéndase examen, trabajo manual, nueva realidad o nuevo desafío…) “Imposible!!!”. Ante lo cual a mi me viene esa frase bíblica: “Todo es posible para el que tiene fe”.

             Durante los primeros días del mes de febrero el Hermano Justo y yo estuvimos visitando algunos lugares ofrecidos por la diócesis de Gumla para abrir en el futuro una comunidad de misión en el estado de Jharkhand. Desde lejos la primera reacción podría ser la de: “Pero donde vais tan lejos y tan pronto!” Sin duda esta es una de las posibles tentaciones cuando se empieza algo nuevo: la inmovilización.

             Después de haber visitado esta zona varias veces, una de las más pobres de la India por varias razones, uno no puede evitar recrear las primeras comunidades en las que los Hermanos trabajaron en tiempos del Hermano Gabriel. La similitud ilusiona.

             Son los primeros pasos, que solo sabe Dios en qué acabará todo esto, pero se hace camino al andar paso a paso. En este camino ya nos hemos ido encontrando y nos encontraremos dificultades de todo tipo y procedencia (a veces salta la liebre por donde uno menos se la espera). Por eso para sortearlas es necesario sacar según haga falta de la mochila evangélica: creatividad, audacia, coraje, sabiduría, generosidad, discernimiento... y tantas otras cosas que bien conoce el que ha emprendido aventuras de este calibre.

             Yo creo que este camino se recorre en compañía, juntos es más fácil superar las piedras del camino. Ejemplos no faltan para animar, si no baste mirar al Hermano Gabriel y a los primeros Hermanos de la Sagrada Familia, o si queremos a coetáneos evangélicamente comprometidos de verdad que no se cansan de subir montañas aunque los años se vayan acumulando.

             Como conclusión y para no alargarme más podría decir que después de este viaje servir a los pobres no es imposible, o mejor, que servir a los necesitados es posible. Un abrazo fraterno.

 Roberto

Humildad y paciencia

Enero 2011

A lo largo de estos dos últimos meses, Dicembre y Enero, los Hermanos de Eluru hemos pasado – o estamos aún en ello- por un proceso llamado de Registro. Voy a tratar de explicarlo en pocas palabras. Nuestro visado de voluntario (trabajador social) necesita ser “convalidado” por la policía local, lo cual quiere decir que ésta debe certificar entre otras cosas que tenemos un lugar de residencia y que realizamos la misión que determina nuestra visa. Todo esto para que podamos estar un año seguido en el país sin necesidad de salir de él y así realizar nuestra misión con cierta continuidad.

 Entrar en este proceso implica ciertas (a veces grandes) dosis de humidad y paciencia. Voy a tratar de explicar el porqué de cada una de ellas:

 Paciencia...

- porque es un proceso que empiezas pero no sabes cuando vas a terminarlo. Ingenuo de mí el primer día me presenté con todos los papeles (eso creía) pensando que solo era cuestión de eso: de presentarlos. No pasé del primer señor con bigote (aquí cada paso, exige pasar por un señor con tendencia a dejarse crecer el pelo entre el labio superior y la nariz) que empezó a leer minuciosamente y a poner “pegas” a cualquier pequeña “coma” escrita fuera de juego. Total, me tuve que venir y conseguir otro par de papeles para presentarlos otro día. “Vuelva usted mañana...” como decía Larra.

- Porque entrar en este proceso implica una serie de idas y venidas de un lugar a otro, de una persona a otra, de un policía a otro para ir recogiendo firmas, no en defensa de una causa noble, sino para validar mis papeles, que en ocasiones te hace sentirte como la ficha verde o amarilla del juego de la oca: “Ahora tiene usted que ir a...” A veces avanzas casillas o te estacas en la que estás (o sea un hombre con bigote). Si retrocedes mal asunto. Como experiencia a destacar en este sentido estuve persiguiendo en moto durante hora y media al Jefe de policía (¿os habéis parado a pensar lo surrealista de la situación? ¿quién persigue a quién?) para conseguir su firma, dicho sea de paso, la más preciada.

- Porque en algún caso te puedes encontrar esperando a que el policía que te tiene que mirar o revisar los papeles termine de leer el periódico o tomar el té de costumbre o se esté dando un paseíto para aliviar el “estrés” o las “tensiones” o simplemente quiera atenderte. En fin santa paciencia y santa...

 Humildad...

-  porque, en primer lugar, necesitas a un “nativo” que te acompañe. Alguien que te respalde, que haga de intermediario ya que en “Telugu” (la lengua local) no ando muy puesto y el inglés es una lengua “extraña” para gran parte del gremio policial (también para mí que no soy del gremio). En definitiva, precisas de alguien que dé la cara por ti. Sino es difícil que consigas algo o superes el primer paso (el ya citado hombre con bigote).

- Porque nunca pretendas justificar las pegas que te pongan osando estar enterado en el tema puesto que te puedes encontrar con esta respuesta verídica: “¿Acaso usted va a saber más que yo? (uno se pensó la respuesta, pero al final se “mordió la lengua”). Es mejor aceptar con silencio cierta ignorancia y poner buena cara aunque por dentro...

- Pero donde más se manifiesta esta actitud es en la sensación de dependencia (al menos esa es mi experiencia). En el fondo experimentas que estás en sus manos, que dependes de la persona en cuestión (todas con bigote) y que si ella dice que “no” es que “no” y no pasas de ahí. Y eso no depende de que todos tus papeles estén en regla o no. Es, en definitiva, una cuestión de autoridad o mejor dicho de “poder” que puede ser rebajado con algunas rupias (moneda oficial de este país).

 No me quiero extender mucho más. Solo quiero hacer una transposición de esta dependencia a nivel de fe.  Creo, sin duda, que es bueno experimentar este “abandono” en manos de Dios de vez en cuando. Sentirse dependiente y pequeño. Eso nos haría relativizar muchas situaciones de las cuales nos creemos “salvadores” o al menos “imprescindibles” o simplemente que no logramos abarcar. Tampoco hay que escurrir el bulto... pero cierta dosis de humildad no nos vendría mal. Muy nazarena esta actitud por cierto.

 Por lo demás feliz e involucrado con la misión que llevamos entre manos por aquí. Un fuerte abrazo.

 Javi